El pasado sábado 8 de diciembre Macabi Noar mostró todos los condimentos de su alacena dejándonos con ganas de más.

Arrancando por la mañana, el cierre del área de deportes trajo alegrías desde temprano. Padres e hijos compartiendo el sabor del disfrute en el ámbito deportivo, participando en las distintas actividades  a las cuales cada uno asiste, fútbol, básquet, jockey, tenis, karate y gimnasia rítmica. Para cerrar la jornada, se continuó con un tercer tiempo en el quincho, profes, alumnos y padres compartieron unas hamburguesas a la parrilla, allí nos tocó despedir a una gran persona y profesor, Matías Meirovich.

Aseifot, peulot y majanot llegaron a su fin en lo que queda del 2018. El departamento de Juventud también estuvo presente aportando su condimento escencial: la educación no formal.  Aprovechando el hermoso día soleado, los grupos de macabilandia y merkazito tuvieron su cierre de año. Mientras tanto, nuestros janijim y ahora egresados de Escuela de Madrijim tuvieron su momento especial en el acto de colación y fin de año junto al Tzevet Shoresh de madrijim. Allí tuvieron lugar despedidas a Fabián Wolfmann como Director del área y a Noelia Traktman como directora de Escuela de Madrijim y bienvenida a Mora Stiberman como nueva Directora de Juventud; algunas lágrimas de emoción y cantos de alegría. Una vez más, Juventud cierra su año contagiándonos la ansiedad de encarar un 2019 lleno de nuevos proyectos.

Yéndonos para el fondo de nuestra institución, el humo de las bengalas y el disfrute entre amigos, daban un clima perfecto para vivir las famosas y exorbitantes finales del Torneo Mifgash que no podían faltar en esta ocasión. Las categorías «A», «B» y «A-B» tuvieron sus respectivos campeones; quienes lucirán sus nuevas camisetas en el próximo torneo apertura 2019 que seguramente vendrá con novedosas propuestas por parte de sus organizadores.

Y finalmente,  Macabi Noar junto al Centro Unión Israelita se unieron para cerrar un día festivo en comunidad. Al ritmo de la Banda del Templito, conformada por el Rabino Gabriel Pristzker y un grupo de jóvenes, arrancaron los festejos. El excepcional show de danza acuática por parte de la artista Alejandra Maldonado González dejó a todos asombrados y preparados para bailar y cantar junto a la banda musical «Shakshuka», quienes terminaron de sacudir a todos los espectadores incluyendo al grupo de Golda que se hizo presente en la celebración. Y para cerrar, luego de disfrutar de unas ricas sufganiot y falafel, se encendió en comunidad la séptima vela de Jánuca.

Una vez más nos encontramos cerrando etapas, ciclos y un nuevo año. En esta ocasión, muchos de nosotros dedicamos tiempo a hacer balances; nos detenemos a pensar en lo realizado e inevitablemente nos proponemos automáticamente nuevas metas, nuevos desafíos buscando más. Simplemente porque sabemos que podemos.